• La recuperación de la UE está ganando impulso a pesar de las continuas amenazas a su estabilidad

De acuerdo con la última investigación del International Business Report (IBR) de Grant Thornton International, donde se encuestaron a más de 1,100 ejecutivos regionales, la recuperación europea está ganando impulso.

Sin embargo, una serie de amenazas -desde las negociaciones de la deuda griega hasta un alto nivel de desempleo- siguen socavando la estabilidad europea y las perspectivas de crecimiento de los negocios a largo plazo.

Los resultados, tomados del informe The Future of Europe 2015 revelan que los líderes empresariales de la UE son más optimistas (38%) en comparación con la media mundial (33%) por primera vez en casi cuatro años. Y los líderes de negocios en algunas de las economías más afectadas por la desaceleración, entre ellos Irlanda (92%) y España (52%), son algunos de los más optimistas a nivel mundial.

Arnaldo Hasenclever, Managing Partner de Grant Thornton, comentó: "En la superficie, la situación en Europa todavía se ve complicada, desde las negociaciones de la deuda con Grecia a las tensiones con Rusia. Sin embargo, claramente los líderes de negocios se están sintiendo más confiados ya que el crecimiento se acelera y la incertidumbre económica se desploma sobre la capacidad de los bancos de Europa para hacer frente a un 'Grexit'.

"Nuestra encuesta incluso muestra expectativas de contratación por un máximo de cuatro años, lo cual significa una noticia positiva no sólo para los millones de desempleados en Europa, sino para las perspectivas de crecimiento de los negocios a largo plazo. La caída del valor del euro también ha ayudado a los exportadores, y hemos visto un aumento sostenido de las expectativas de venta en el extranjero de las empresas de toda la región."

Sin embargo, mientras que las perspectivas a corto plazo han mejorado, las empresas todavía están inseguras acerca de la estabilidad europea a largo plazo. Los líderes empresariales de la eurozona están particularmente preocupados por el alto desempleo (25%) y las tasas de crecimiento (23%) que continúan siendo no tan buenos en comparación a los estándares previos a la crisis. Otros negocios de la UE están más preocupados por los altos niveles de deuda (30%) y el aumento de popularidad de los partidos populistas (24%).

Arnaldo Hasenclever añadió: "Europa se enfrenta a una serie de retos que impactan sobre la capacidad que tienen los líderes de negocios para hacer crecer sus operaciones. La buena noticia es que el programa de flexibilización cuantitativa puesto en marcha por el Banco Central Europeo parece haber tenido un efecto positivo: mientras que baja la inflación, proporciona un impulso temporal a los ingresos disponibles.

"Es evidente que las autoridades deben buscar la manera de volver más competitivos a los mercados laborales, y de hacer que la gente más joven regrese a trabajar. De lo contrario, el malestar social continuará aumentando, lo que limitará a largo plazo las perspectivas de crecimiento de los negocios".