• Encuesta revela que las empresas de América Latina se mantienen optimistas respecto de las perspectivas del año.

El optimismo de negocios en toda la región de América Latina presenta un alza. Argentina y México generan grandes expectativas mientras que la confianza en la economía brasileña decrece.

Una nueva investigación del International Business Report (IBR) de Grant Thornton, encuesta mundial trimestral de los líderes de negocios en 36 economías, revela que los negocios y empresas en toda América Latina se sienten optimistas sobre el año nuevo a pesar de las fortunas económicas mixtas de la región. A nivel mundial, el optimismo empresarial también se mantiene firme con las empresas europeas particularmente resilientes.

El optimismo de negocios en la región sudamericana se ha incrementado del 11% al 18% en el último período, la cifra trimestral más alta para el año. Argentina ha experimentado un destacable incremento en el optimismo (-2% a 68%) después de la toma de posesión de Mauricio Macri como presidente. En México, la confianza pasó del 44% a 54% a pesar de la caída de los precios del petróleo y la inestabilidad regional. Mientras tanto, en Brasil, el optimismo ha disminuido este trimestre (-5% a -12%) a consecuencia del inicio de una recesión más profunda de lo esperado en el verano y una caída sustancial en el valor del Real.

La investigación también deja ver una luz de advertencia en EE.UU., donde las empresas reportan un gran impacto en su confianza de cara al año nuevo en medio de las preocupaciones sobre los mercados de exportación y la fortaleza del dólar. Los negocios en los EE.UU. han informado una caída en el optimismo del 74% al 50% en el último trimestre del 2015, representando la mayor caída de los 36 países encuestados.

Arnaldo Hasenclever, Managing Partner de Grant Thornton Argentina, comentó: "el nuevo liderazgo en Argentina ha impulsado a América Latina de cara a 2016. Durante los próximos 12 meses las empresas en América Latina sentirán el efecto del aumento de la tasa de interés de la Reserva Federal de Estados Unidos. En el caso de que la economía estadounidense crezca, entonces América Latina se beneficiará de un mercado de exportación sano en la que se venderán commodities y otros bienes. Sin embargo, con la subida de la tasa, la deuda externa de los dos países ahora será más cara y esto también podría afectar la confianza empresarial durante el próximo año.

Las empresas brasileñas han informado en el último trimestre de 2015 un marcado crecimiento en la confianza respecto de los ingresos (24% a 49%), el precio de venta (20% a 43%) y las exportaciones (8% a 20%) para los próximos 12 meses, en comparación con el tercer trimestre de 2015. A nivel regional, América Latina es igualmente optimista sobre los ingresos, reportando un aumento sustancial en el optimismo (35% a 60%). En todo el continente, las empresas son más negativas cuando se trata de exportaciones, tanto en Argentina (16% -28%) y México (14 a -4%) reportaron su trimestre más pesimista en cinco años.

A nivel mundial, el optimismo empresarial de cara a 2016 se sitúa en el 36% neto - sólo un poco por debajo del tercer trimestre de 2015 y justo por encima del 35% registrado hace un año. El 38% de las empresas de la Unión Europea son optimistas sobre su economía durante los próximos 12 meses, la misma cifra que en tercer trimestre. Los negocios en Asia-Pacífico reportan grandes aumentos trimestrales en el optimismo.

Arnaldo, agregó: "la economía global continúa cambiando y evolucionando, con el cambio de escenario en las principales economías, creando nuevos desafíos y también nuevas oportunidades. Aquellas empresas flexibles y dinámicas serán los mejores situadas para detectar oportunidades, construir nuevos vínculos comerciales, y aprovechar al máximo las perspectivas más brillantes que se reportaron para el 2016".