Internet of Things (IoT)

Transformar su negocio con la Internet de las cosas

Daniel Bertone Daniel Bertone

Toda empresa puede beneficiarse de la Internet de las cosas, simplemente comenzando poco a poco y eligiendo sabiamente a qué operaciones desea orientar sus esfuerzos.

¿Su oficina tiene iluminación inteligente que se enciende sólo cuando se detecta movimiento? ¿La calefacción y el aire acondicionado de su trabajo funcionan de forma similar? O tal vez usted tiene una heladera en la cocina que cuando los suministros se agotan, realiza directamente el pedido al supermercado.

Si usted utiliza alguna de estas tecnologías, ya es parte de la Internet de las Cosas (IoT por sus siglas en inglés) - una red de dispositivos de negocios o consumo con sensores incorporados, comunicaciones y análisis que les permiten responder al entorno externo.

Observadores de la industria estiman que para el año 2020, entre 20 y 30 mil millones de dispositivos estarán interconectados en todo el mundo. Daniel Bertone Socio de IT Advisory de Grant Thornton Argentina comenta que la IoT está destinada a ser más revolucionaria para las empresas que lo que alguna vez fue la propia Internet. "Las empresas que no son proactivas están siendo seriamente perturbadas y se vuelven irrelevantes", dice Daniel. "Por otro lado, es una oportunidad para las empresas que den el primer de considerar qué nuevos productos y servicios se pueden introducir en los modelos de negocio existente. Los informes darán sentido a la nueva y enorme masa de datos que el IoT generará, lo que representa una oportunidad brillante no sólo para las empresas de alta tecnología, sino que se puede aplicar a todas las industrias en todos los sectores.

Tecnología transformacional

Alex Bazin, vicepresidente y jefe del Internet de las Cosas en el gigante de la tecnología Fujitsu, dice que tanto las empresas grandes y pequeñas se están transformando con la nueva tecnología.

"Una gran cantidad de empresas, sobre todo en el sector manufacturero, están comenzando a ascender en la cadena de valor para asumir un papel de servicio mucho más fuerte". "Por ejemplo, las empresas que suministran los chalecos salvavidas a los aviones tendrán pedidos grandes cada ciertos años y la aerolínea los guardara hasta que sea necesario cambiarlos. El almacenamiento de los chalecos salvavidas es un inconveniente y resulta costoso para la compañía aérea y el fabricante se enfrenta a meses o incluso años sin una nueva orden.

"Pero con la tecnología de sensores basados en la “IoT” integrados en los chalecos salvavidas, el proveedor puede saber dónde están, en qué condición se encuentran y si han sido dañados o alterados. El fabricante puede asumir la tarea de gestión de la entrega a la compañía aérea y el suministro “just-in-time”, lo que significa que la compañía aérea no tiene que preocuparse por el mantenimiento de grandes cantidades y el fabricante puede confiar en una fuente de ingresos regular. “Todo el mundo gana”.

Damian Gleeson, Socio de Auditoría en Grant Thornton Irlanda, dice que cada empresa que esté involucrada en el transporte puede beneficiarse también de la “IoT”.

"Tradicionalmente, llevar a revisar y cambiar los neumáticos de un auto requiere dejar de utilizarlo, dejándolo en el taller. Esto significa un costo en dinero y tiempo. Ahora, los sensores pueden ser insertados en el neumático para informar directamente sobre su condición, lo que significa que sólo lo llevará al taller cuando sea absolutamente necesario. El mismo principio se puede aplicar a todos los componentes del vehículo que sean susceptible al desgaste”.

Arnaldo Hasenclever, Managing Partner de Grant Thornton Argentina comenta que se pueden controlar mejor los gastos de viaje de los empleados si se cuenta con un dispositivo electrónico y una app que permita medir el gasto de combustible de los automóviles utilitarios, los hoteles en donde se hospeda el personal por medio de ubicación satelital así como los restaurants donde consumen alimentos; por otra parte la información que se encuentra en línea y es pública se denomina metadatos, los cuales pueden ser explotados para establecer tendencias de los negocios, por ejemplo número de accidentes automovilísticos por vehículo para determinar cuáles son más riesgosos; entre muchas otras cosas, solo sería necesario definir y enfocar adecuadamente los esfuerzos. 

A tu propio ritmo

"La belleza de la tecnología inteligente de este tipo es que no exige una gran inversión inicial", comenta Bertone. “Es fácil para una empresa poder identificar tres o cuatro formas en que sus operaciones podrían ser más eficientes, y luego decidir sobre las implementaciones tecnológicas a pequeña escala para resolverlos. Podrán ver los primeros beneficios tan rápido o tan lentamente como lo decidan”. Los dueños de la mayoría de los negocios no necesitan habilidades tecnológicas para desarrollar una estrategia IoT. "Existen varios departamentos de investigación y desarrollo que estarían encantados de escuchar sus problemas y desafíos para encontrar la mejor manera de implementar soluciones que funcionen".

El problema de seguridad

La privacidad y seguridad de los datos suponen un importante problema potencial. La interconexión de miles de millones de dispositivos producirá redes complejas con grandes cantidades de información y garantizar la protección de los datos será aún más difícil y más importante de lo que es ahora. "Podría haber un riesgo de negocio serio si los datos caen en las manos equivocadas". En última instancia, es difícil de controlar dónde terminan sus datos si se transmiten en una cadena de dispositivos, pero es un riesgo que puede ser controlado con cautela y  disciplina en el manejo de datos y el seguimiento, basado en implementación de modelos de control interno de negocio y tecnológico.

El Internet de las cosas ya está aquí y opera actualmente. Seguramente en diez años a partir de ahora, cuando miremos hacia atrás en cómo evolucionó, estaremos asombrados de lo desinformados que solíamos estar cuando tomamos las primeras decisiones.

Todos los líderes de las empresas que quieran mejorar su eficiencia operativa y tomar decisiones más informadas harían bien en considerar cómo pueden empezar a aplicar la tecnología de la “IoT” en su negocio, sin importar el tamaño del mismo.

Los costos de la tecnología de la “IoT” están bajando todo el tiempo, por lo que es asequible para empresas de todos los tamaños. Sin embargo, según la firma de investigación Gartner, sólo el 7% de las empresas están dispuestos a adoptar la Internet de las cosas - lo que significa que el 93% están perdiendo las oportunidades de productos mejorados y ofertas de servicios adicionales.

Por el momento los reguladores están luchando para mantenerse al día con los cambios que estas redes complejas están trayendo, pero las regulaciones seguirán cambiando y las empresas deben estar conscientes de eso. Para aquellas organizaciones dinámicas que estén dispuestas a aprovechar el momento, sea cual sea su tamaño, hay ventajas reales de negocio que se pueden obtener al implementar “IoT”.