RRHH

Mercado laboral argentino: una mirada al 2020

Matiana Behrends Matiana Behrends

El cambio de gobierno, sin dudas, sacudirá el mercado laboral local. A partir del 10 de diciembre va a haber muchos ejecutivos que estuvieron ocupando puestos en la administración pública que estarán disponibles para el sector privado. Existen, hoy por hoy, muchas consultas y acercamiento, pero todavía no se visualiza un movimiento concreto desde el estado hacia la actividad privada. Esto se ve especialmente en aquellos funcionarios que ocupaban segundas o terceras líneas. La crisis no facilita tanto esa reinserción, que es un poco más lenta e incierta de lo deseado.

Si bien la mayoría de las industrias se encuentran golpeadas por la crisis, existen algunos rubros donde todavía hay un dinamismo creciente. En particular lo referido a las industrias de TI, con especial foco en las fintech. Esta industria siempre es generadora de nuevos puestos y la oferta siempre es mayor que la demanda.

Con respecto a los cargos ejecutivos, sin dudas, la vedette del 2020 va a ser la administración financiera. Por otro lado, las empresas grandes están volcándose, con diferentes niveles de permeabilidad, hacia la transformación digital y requiriendo ejecutivos formados en metodologías ágiles y con fuerte impronta tecnológica, para toda su planta gerencial, no exclusivamente a lo referido a TI.

En la selección para lo que son altos cargos, hay dos procesos que se van dando en paralelo: por un lado se buscan ejecutivos jóvenes, que tengan la impronta tecnológica (para todos los rubros, desde recursos humanos a negocio) y que puedan llevar adelante una transformación digital en sus sectores. Por otro lado, se buscan ejecutivos con experiencia y “muñeca” en manejo de crisis.

En esto también tiene un protagonismo creciente la equidad de género. Si bien todavía quedan muchas industrias – y empresas en particular- que lo miran de costado, el cambio en esta dirección ya comenzó, y hoy por hoy en todas las organizaciones existe una línea media de mujeres formada y lista para afrontar nuevos desafíos.

En cuanto a diversidad etaria, en momentos de crisis, los maxi 50- con varias crisis en su haber- tienen una experiencia valiosa para aportar en los directorios de las empresas. Su experiencia es requerida y valorada.

Las empresas de tecnología no se quedan atrás: en estos negocios o en aquellos en donde el conocimiento técnico altamente especializado sea el core de negocio, también se está teniendo una mirada interesante acerca de los maxi 50 o inclusive post jubilación. Ya sea desde un lugar de “reconversión” hacia nuevas tecnologías, así como la manera de mantener, crear y transmitir un conocimiento altamente especializado en la organización.

Por otro lado, los millenials tienen más protagonismo en industrias dinámicas, no reguladas.  Los millenials están más presentes en tecnología, comunicaciones, medios, aquellas que pueden ofrecerles una experiencia laboral acorde a sus valores y estilo.