La flexibilidad como prioridad

¿El salario en segundo lugar?

insight featured image
Contents

Buenos Aires – 2 de agosto de 2022

Consultamos qué es lo más valorado al considerar una propuesta laboral. La flexibilidad resultó más relevante que la remuneración. 

 

Entre el 26 de julio y el 1 de agosto pasados realizamos una consulta en nuestro canal de Linkedin. En ella preguntamos qué es lo más valorado actualmente a la hora de considerar una nueva oferta laboral.

Si bien el salario sigue teniendo un peso decisivo, especialmente en el contexto socio económico que atravesamos en nuestro país, ya no es el único factor a la hora de decidir el cambio y/o aceptación de un nuevo trabajo. Los resultados de la encuesta realizada en demostraron que de las 532 personas que respondieron, el 44% opinó que tener home office y horarios flexibles es el factor más valorado. El 32% de los participantes respondieron que lo más relevante es el salario. El 22% optó por capacitaciones y desarrollo de carrera y el 2% restante opinó que los beneficios y descuentos son lo que más les interesa.

 

La flexibilidad como prioridad

Considerando los resultados de esta consulta, Mariana Amores, Gerente deMariana Amores round.png Recursos Humanos de Grant Thornton Argentina, nos comenta: "Las razones por las cuales una persona elige una empresa en la cual trabajar son únicas y van variando a lo largo de su desarrollo profesional y de su vida. Hace unos años las nuevas generaciones impulsaron la tendencia del home office al valorar de una nueva manera el equilibrio entre la vida personal y la laboral.

La reconversión al trabajo remoto de muchas empresas durante la pandemia ha hecho que quede demostrado que el trabajar de una manera más flexible, por objetivos y desde cualquier lugar no sólo es posible, sino también eficiente. Esta flexibilidad permite conciliar el trabajo con los estudios, tener más tiempo libre y ahorrar tiempo de viaje entre el trabajo y el hogar." 

 

¿Cómo entender esta nueva prioridad?

Con respecto la posibilidad de implementar esta nueva modalidad de trabajo en todas las industrias, Mariana nos explica: "Muchas veces pensamos en flexibilidad y caemos en el error de definirla directamente como home office pero no en todos los casos el trabajo cien por ciento remoto resulta efectivo. Hay actividades que, por su naturaleza, no permiten este tipo de modalidad de trabajo. Y también hay actividades que sí la permiten pero no resulta viable implementarla durante todo el año, ya sea por épocas de pico de trabajo o momentos en donde es fundamental la presencia de las personas en el espacio común de trabajo.

Es por esto que debemos pensar en un concepto de flexibilidad mucho más amplio, en el cual el trabajo por resultados y el cumplimiento de objetivos en tiempo y forma marquen la diferencia.

En este contexto, los espacios compartidos, las oficinas dinámicas e interconectadas, las relaciones con equipos de otros países y el cumplimiento de objetivos más allá de la cantidad de horas de trabajo diarias, serán factores diferenciales para aquellas empresas que puedan ofrecer flexibilidad en el horario y el lugar de trabajo. Sin dudas, esto resultará más atractivo y motivador para las nuevas generaciones".