Peter Grauer

Peter Grauer

Los números no mienten: el caso de negocios de la diversidad de género es obvio, dice Peter Grauer, presidente de Bloomberg y presidente del Club 30%.

¿Qué evidencia existe de que los equipos diversos llevan a un major desempeño de negocios? ¿Y cómo puede usarse la información de diversidad para impulsar el cambio en una cultura de negocios?

Las empresas comprometidas con la inclusión de género crean un ambiente de trabajo más alentador, lo cual promueve el incremento de la productividad y la colaboración entre empleados con distintos trasfondos y perspectivas. Finalmente, esto enciende la innovación e impulsa un mejor desempeño de negocios.

Vimos evidencia de esto a través del Índice de Igualdad de Género Bloomberg (GEI), el cual mide la igualdad de género a lo largo de estadísticas internas, políticas de empleo, soporte y compromiso externo de la comunidad, y ofertas conscientes de género. En 2019, el índice reconoció a 230 firmas por su dedicación al avance de las mujeres en el ámbito de trabajo.

En los últimos tres años, desde el lanzamiento del índice, hemos monitoreado el desempeño de las empresas GEI en la industria de los servicios financieros contra comparaciones líderes en el sector como Dow Jones, FTSE y MSCI. Una y otra vez, el GEI supera a estos índices, indicando el impacto positivo de la igualdad de género en los balances.

Los inversores están tomando nota de esta tendencia y, en respuesta, están incorporando información relacionada al género en sus decisiones de inversión. Las estadísticas sobre igualdad, al igual que otros factores ambientales, sociales y de gobernación, le dan a los inversores una mirada más comprensiva del valor, desempeño y reputación de una empresa.

Las empresas están motivadas a revelar sus métricas de igualdad e implementar mejores prácticas de inclusión para atraer inversiones de capital. El compromiso con la igualdad de género no sólo es un imperativo ético, sino también una buena práctica para el éxito comercial.

¿Cómo se ve una cultura de negocios inclusiva?

Una cultura de negocios inclusiva refleja la diversidad de las comunidades a las que la compañía sirve. Las firmas inclusivas siempre están buscando mejorar, ya sea ofreciendo paquetes competitivos de beneficios o reevaluando su propia brecha salarial u oportunidades de ascenso para mujeres. Estas son las empresas que también construyen equipos apalancando el talento completo de sus candidatos altamente calificados, sin importar su género, raza, orientación sexual o discapacidad.

En la feroz competencia global del talento, una cultura inclusiva es necesaria para atraer a los mejores candidatos. Por lo tanto, las firmas que demuestren compromisos públicos con la igualdad, políticas de alta clase y compromiso de los empleados tendrán éxito en el mercado.

¿Qué comportamientos de liderazgo pueden impulsar la inclusión?

El liderazgo le da forma a la cultura de la empresa, así que los ejecutivos necesitan dar el ejemplo de inclusión desde arriba. Esto comienza incrementando la representación femenina en la junta, lo cual es el objetivo del Club 30%, una organización que presido con orgullo en los EEUU. Más allá de la junta, ubicar a mujeres en cargos ejecutivos y otros roles de liderazgo senior promueve una cultura de inclusión a través de una organización.

El liderazgo de la compañía también cataliza el cambio implementando iniciativas de inclusión como capacitaciones contra el sesgo inconciente o grupos de recursos para empleados. Pero implementar estos programas no es suficiente – los ejecutivos y la dirección senior deberían ser participantes activos también. Esto es algo en lo que insisto en mi rol en Bloomberg para demostrar el compromiso e involucramiento que el equipo de líderes espera en todos los niveles.