SECTORES EN ALERTA

La nueva normalidad: cómo el COVID-19 impactó al retail

Es seguro asumir que para la mayoría de las empresas minoristas, el 2020 ha ofrecido algunos desafíos únicos. El aislamiento resultante de la pandemia de COVID-19 ha afectado a partes de la industria minorista de manera diferente, con algunos propietarios teniendo que cerrar temporalmente y algunos prosperando en el nuevo entorno.

Con las personas viviendo en cuarentena y trabajando desde casa, la primera mitad de 2020 vio un freno virtual de todas las operaciones no esenciales. A diferencia de industrias como la aviación y la hotelería, que han experimentado una caída bastante uniforme en los ingresos, la suerte del comercio minorista ha sido decididamente más heterogénea. Si bien muchas tiendas discrecionales se han visto obligadas a cerrar sus puertas, el sector de comestibles ha experimentado picos impredecibles en la demanda y una mayor preferencia entre los consumidores por los servicios de entrega. Sin embargo, lo que es seguro es que casi todos los negocios minoristas se han visto afectados de alguna manera y que el panorama global puede seguir siendo un desafío durante algún tiempo.

Liquidez

Un tema importante a lo largo de la crisis ha sido la necesidad de las empresas minoristas de conservar el efectivo e intentar aumentar la liquidez. Los gobiernos de todo el mundo han implementado medidas que permiten a las empresas reducir temporalmente sus costos operativos, en particular los salarios del personal y el pago de impuestos. Sin embargo, estas medidas no durarán para siempre. Aquellos minoristas con una presencia en línea establecida han podido resistir mejor la tormenta, pero con una menor rentabilidad por venta individual esta puede no ser una estrategia viable para muchas empresas.

Administración de los costos

Es común que los minoristas lleven poco efectivo y tengan altos costos fijos, lo que no es un problema en tiempos de niveles de consumo regulares. La pandemia ha creado una seria obligación estratégica de abordar la gestión de costos, con el alquiler, la infraestructura y la huella física emergiendo como áreas clave de enfoque. Pero es probable que las acciones, la propiedad y la mano de obra sigan siendo los tres costos más importantes, especialmente cuando finalicen las suspensiones de los empleados. Los minoristas de ropa, en particular, podrían tener grandes cantidades de stock de temporada sin vender y, por lo tanto, ya estamos viendo precios con grandes descuentos entre algunas empresas.

Deuda y reestructuración

Si bien muchos propietarios y bancos otorgan vacaciones de pago, todavía hay mucha incertidumbre sobre cuánto tiempo pueden operar muchas empresas si la demanda sigue siendo baja. Cualquier apetito entre los prestamistas por reprogramar los pagos de la deuda dependerá de la forma en la que crean que es probable que la empresa en cuestión salga de la crisis. Para muchos, esto ha significado elaborar propuestas de financiación para los accionistas y utilizar herramientas de insolvencia para reestructurar rápidamente.

Construyendo resiliencia

La disrupción causada por la pandemia del COVID-19 probablemente haya impulsado el cambio hacia la venta minorista en línea, pero eso no significa que las tiendas físicas van a desaparecer de la noche a la mañana. Sin embargo, tendrán que adaptarse rápidamente, especialmente en lo que respecta al distanciamiento social y el aumento de la limpieza. Sobre todo, los minoristas deben asegurarse de que sus negocios sean lo más resistentes y flexibles posible, y es probable que la reducción de la huella física, el crecimiento en línea, la creación de una presencia multicanal y la reestructuración sean estrategias importantes.

La pandemia ha proporcionado una prueba más de que los minoristas de todo el mundo deben centrarse en crear un grupo central de clientes leales. Esta será siempre la mejor manera de lidiar con las disrupciones y podemos ayudarlo a proteger su negocio y restaurar el valor.